Palabrafiel.gif (120336 bytes)

Afligíos, y lamentad, y llorad

Santiago 4:8 Allegaos á Dios, y él se allegará á vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros de doblado ánimo, purificad los corazones. 9 Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.

Parecería chocante las palabras de las epístola Santiago al evangelio tan liviano que se predica hoy en día.

Este pasaje de la Biblia nos muestra claramente que el hombre pecador no es una víctima sino un victimario.

Es decir que aquel que se acerca a Dios, tiene que conocer su propia culpa.

Tiene que saber que cada pecado que cometió fue en contra de su creador.

Tiene que conocer su naturaleza, caída, perdida y desdichada por la cual tiene que "afligirse, lamentar y llorar" sus pecados.

Alguno dirá ¿Pero acaso la gente en las iglesias no se lamenta y llora hoy día.?

Es verdad, pero te pregunto: ¿Cual es la causa por lo que la gente hoy se aflige, lamenta y llora.?

Verás que no es la causa bíblica que los relata Santiago.

El lamento de la gente es otro distinto al que pide Dios para perdón de pecados.
Podemos enumerar algunos:

LA GENTE SE AFLIGE
De no poder progresar económicamente...
De su condición social...

LA GENTE SE LAMENTA
De su enfermedad...
De su falta de recursos...

LA GENTE LLORA
Por sus problemas matrimoniales/familiares...

Nos preguntamos ¿No son estos motivos validos.?

Claro que sí, en tal caso estos casos se puede presentar a Dios... pero no son motivos validos PARA LA SALVACIÓN.

Para que un alma alcance salvación tiene que llorar por sus pecados, y no por sus problemas. ¿Entiendes la diferencia.?

Primero tiene que solucionar el problema eterno de su alma... antes que presentar a Dios los problemas terrenales.

¿Quien predica hoy este evangelio del arrepentimiento.?

En cambio, la mayoría las iglesias de hoy tiene un milagro y una solución automática a los problemas de la gente.

La gente se acerca a las iglesias para solucionar sus problemas pero no para entregar sus pecados a Cristo.

Presentar a Cristo crucificado por nuestros pecados, ha sido suplantado con promesas de soluciones terrenas.

En ves de rendirse la gente al salvador... ahora pide deseos como quien frota una lámpara mágica.

Estimado amigo:

La mejor forma de ser feliz es lamentar tus pecados, porque de esta forma Cristo te perdona y te salva.!

Aunque tus problemas personales sean grandes, tiene que comprender que tienes que hacer una división de prioridades.

Lo primero es tu salvación.

Porque de no ser así, serás solo un "interesado"... y Cristo no puede recibir a aquellos que no son sinceros con El.

El dice "allegaos a mí"... pero este allegarse tiene que ser de todo corazón.

El conoce tus necesidades, pero no las pongas en primer lugar, sino en segundo.

¿Porque si no solucionas el problema de tu eternidad... como solucionarás los de esta tierra.?

Fíjate, en tu búsqueda... que por invertir las prioridades te pierdas de encontrar al Salvador.

2Corintios 7:10 Porque el dolor que es según Dios, obra arrepentimiento saludable,
de que no hay que arrepentirse; mas el dolor del siglo obra muerte.

            ____________________________

por Alejandro Riff

(c) 2007 www.palabrafiel.com.ar permitida su distribución con mención de la fuente.